Pasar al contenido principal
Museo Roca - Instituto de Investigaciones Históricas

Día de La Recoleta - 12 de octubre

Acompáñennos en un recorrido por las celebraciones que se realizaban en el barrio.

   Los franciscanos recoletos celebraban el día de la Virgen del Pilar todos los años en la Recoleta. Esta celebración comenzó desde su instalación en la Iglesia del Pilar en el siglo XVIII. De a poco comenzó a cobrar relevancia y para principios del siglo XIX la fiesta duraba una semana en la que se sucedían la procesión, la misa y luego las diversiones con bailes, refrescos y hasta fuegos artificiales. Los testigos cuentan que a veces se veían escenas indecorosas cuando iban pasando los días de festejos.

   En los tiempos de Rivadavia, en la década de 1820, fueron suprimidas las órdenes religiosas en una reforma integral que el gobierno de Buenos Aires desplegó en diversas esferas. Los religiosos pasaron en muchos casos a ser parte de la Diócesis de Buenos Aires junto al clero secular. Uno de los puntos que más preocuparon ante la expulsión de los Franciscanos recoletos fue qué iba a pasar con las fiestas y romerías que se daban en octubre.

   El gobierno buscó evitar problemas y se hizo cargo de las funciones. Más aún, para evitar que la población extrañe a los padres, invirtió una suma cuantiosa para evitar la suspensión de la celebración. Juan Manuel Beruti, contemporáneo a los sucesos, escribió que las fiestas fueron de tal magnitud que casi superan a las Fiestas Mayas, las que se hacían para conmemorar la Revolución del 25 de mayo de 1810.

   La popularidad de estas fiestas se mantuvo durante el siglo XIX pero también crecieron los problemas por la aglomeración de personas y las escenas impúdicas que se veían. Por esto en ocasiones la policía prohibió las fiestas hacia fin de siglo.

  Sin embargo, La Recoleta siguió siendo lugar de festejos y romerías. La colectividad española comenzó a celebrar en septiembre la conmemoración de la fundación de la Asociación Española de Socorros Mutuos. Rápidamente esta fiesta cobró relevancia y se volvió multitudinaria. Ello se explica por el incremento de la inmigración española pero también por la participación de espectadores y público general que se acercaba a disfrutar de la música.

fiestas

 De este modo, La Recoleta, un espacio en las afueras del centro urbano, era también reconocido por las romerías, fiestas y celebraciones que tenían lugar en cada primavera.