Pasar al contenido principal
Museo Roca - Instituto de Investigaciones Históricas

Julio Argentino Roca y la diplomacia

En el aniversario del fallecimiento de Julio A. Roca (1914 - 2020) recordamos una de las tantas aristas de su trayectoria: su rol en la diplomacia. Cómo enfrentó los delicados conflictos con el Vaticano y con países limítrofes, y qué hizo por retomar los antiguos reclamos de soberanía sobre las Islas Malvinas.

El 19 se octubre se conmemora el fallecimiento de Julio A. Roca. Como cada aniversario en el Museo que lleva su nombre es una ocasión para reflexionar en torno a los aportes y las aristas de su trayectoria, en esta fecha recordaremos sus aportes y relación con la diplomacia.

Roca fue una figura central del proceso de consolidación del Estado nacional entre fines del siglo XIX e inicios del XX, y por aquellos años sus gobiernos tuvo que enfrentar delicados conflictos con el Vaticano y con países limítrofes. También se retomaron antiguos reclamos de soberanía sobre las Islas Malvinas. Asimismo, se dio gran importancia a la organización y desarrollo de un cuerpo diplomático, enviado a diversas partes del mundo.

Roca y la diplomacia

Pero en asuntos puntuales de mucha complejidad, los canales institucionales tradicionales no parecían ser suficientes. Por ello Roca inauguró, para la Argentina, lo que se conoce como la diplomacia presidencial, donde el presidente se involucra directamente en los procesos decisorios de determinada acción política externa. Este accionar fue muy novedoso en la región a finales del siglo XIX.

En muchos aspectos, la formación y trayectoria militar de Roca guiaron gran parte de su vida política. Sin embargo, respecto a las relaciones de la Argentina con los Estados vecinos, era partidario de evitar enfrentamientos bélicos así como de estrechar relaciones bilaterales mediante la diplomacia. La guerra habría sido un impedimento a los procesos de modernización del Estado y desarrollo económico impulsados por el roquismo. Pero al mismo tiempo había amenazas reales de conflictos internacionales. Bajo su auspicio, se inició una suerte de “carrera armamentista” con el objetivo de equiparar las fuerzas del país con las de Chile y Brasil. Paralelamente, se llevaron adelante diversas propuestas de negociaciones. 

El abrazo estrecho

Durante su segundo gobierno, de 1898 a 1904, Roca tomó personalmente las riendas de la diplomacia por temas limítrofes. En la cuestión con Chile, era muy consciente de la importancia de los partidos pro guerra, tanto en la Argentina como en el país trasandino. En su postura antibelicista, tenía un aliado clave en el mandatario chileno: Federico Errázuriz Echaurren.

En febrero de 1899, los dos presidentes se reunieron en Punta Arenas en un encuentro conocido como el “Abrazo del Estrecho”, en el que se acordó que la cuestión de límites se resolvería de manera diplomática. Tres años después se firmaron los Pactos de Mayo. 

Roca

Ese mismo año se encontró con sus pares de Uruguay y Brasil. El objetivo principal del viaje fue el encuentro con el presidente brasileño Campos Salles, con quien estableció muy buenas relaciones. Mediante diversas acciones el Estado argentino estrechó lazos con sus vecinos, a la vez que participaba de un juego de alianzas en el seno del equilibrio regional. 

De presidente a diplomático

Luego de sus presidencias, Roca fue enviado dos veces en misión diplomática al Brasil, en virtud de sus vínculos con Campos Salles y con el canciller Río Branco. Ambas visitas contribuyeron a destrabar tensiones vinculadas con cuestiones territoriales y armamentísticas. La última fue en 1912, dos años antes de su fallecimiento.

El Museo cuenta con valiosos álbumes y fotografías que documentan las acciones diplomáticas del Estado argentino durante los gobiernos de Julio A. Roca. Para más información sobre estas colecciones, pueden escribir a [email protected]